MIS INTOLERANCIAS ALIMENTARIAS. CUANDO ME ENFERMA LO QUE COMO

MIS INTOLERANCIAS ALIMENTARIAS. CUANDO ME ENFERMA LO QUE COMO. CUANDO ME ENFERMA LO QUE COMO

Editorial:
OBERON-ANAYA
Año de edición:
Materia
Salud
ISBN:
978-84-415-4137-5
Páginas:
288
Encuadernación:
Rústica
17,26 €

En stock
Añadir a la cesta

Agradecimientos

PRÓLOGO

1ª PARTE: MI CAMINO CON ANDRÉS
Capítulo 1. ¡Mamá, me pica!
Capítulo 2. La ilusión, la llegada
Capítulo 3. Primero la piel, después la bronquitis
Capítulo 4. El picor y el sufrimiento. Rachchch, rachchch, rachchch
Capítulo 5. La desesperación
Capítulo 6. La esperanza
Capítulo 7. La sonrisa; las intolerancias alimentarias

2ª PARTE: LAS INTOLERANCIAS ALIMENTARIAS
Capítulo 1. ¿Pero entonces, doctora, lo que tengo es una intolerancia o una histaminosis?
Capítulo 2. ¡¡¡Doctor, se me ha encendido una alarma!!!
Capítulo 3. La fibromialgia. Mi fibromialgia
Capítulo 4. Síntomas digestivos e histamina
Capítulo 5. El sistema nervioso
Capítulo 6. Alteraciones ginecológicas
Capítulo 7. Abordaje multidisciplinar
Capítulo 8. Urticaria crónica
Capítulo 9. Dermatitis atópica. El niño con piel de elefante
Capítulo 10. El Síndrome de Intestino Irritable (SII)
Capítulo 11. Faringitis y tos
Capítulo 12. El estrés, las enfermedades crónicas y la histaminosis
Capítulo 13. De la dependencia más absoluta al poder del paciente
Capítulo 14. Prefiero decir que no hay ninguna analítica útil para detectar la Histaminosis antes que decir que todas valen

3ª PARTE: LOS ALIMENTOS
Capítulo 1. El gluten
Capítulo 2. Leche sí / Leche no. El calcio en la dieta
Capítulo 3. ¿Qué hay de los antibióticos?
Capítulo 4. El tipo de dieta ideal
Capítulo 5. Cuatro formas de detectar los alimentos perjudiciales
Capítulo 6. Los médicos no somos solo lectores de analíticas

EPÍLOGO
PREGUNTAS MÁS FRECUENTES DEL PACIENTE CON HANA
BIBLIOGRAFÍA

¿Qué pasa por la cabeza de una madre cuando su hijo está enfermo, con una 'simple' dermatitis, y que en vez de mejorar con la edad va a peor cada día, cuando los síntomas empeoran y pasa noches enteras sin dormir por el picor de su piel, cuando se ulceran las heridas, cuando aumentan los síntomas digestivos y se encadenan bronquitis tras bronquitis? ¿Y si además la madre es médica y nada de lo que ha aprendido en la carrera ayuda a su hijo ni hay otros especialistas que le puedan ayudar?

Así es como comienza la aventura de Mercedes López Jiménez, una médica que después de mucho investigar cómo mejorar la salud de su hijo Andrés, encontró la respuesta en algo tan básico y cotidiano como es la comida. Porque en más ocasiones de las que creemos, la comida puede hacernos enfermar.

La Doctora López trata a personas con intolerancias alimentarias desde 2010, a lo largo de estos años, ha encontrado lo fácil que puede resultar mejorar algunas enfermedades para las que antes no hallaba solución, y otros especialistas tampoco.